¿Bolsonaro se llevó o no los audios que lo incriminarían en el asesinato de Marielle?

El presidente Jair Bolsonaro (PSL) admitió a la prensa este sábado  que tomó el audio de las llamadas del conserje de su condominio en Río de Janeiro (RJ), para evitar que el material sea «manipulado». Las grabaciones, según un informe en Jornal Nacional de TV Globo, publicado el martes pasado (29), podrían probar la participación del capitán retirado en el asesinato de Marielle Franco, entonces concejal de PSOL, en marzo de 2018.

«Lo tomamos antes de que fuera manipulado, o tratamos de manipularlo, tomamos toda la memoria del contestador automático que ha estado almacenado durante más de un año. La voz no es mía», dijo Bolsonaro.

Según TV Globo, un portero del condominio de Bolsonaro le dijo a la policía que, horas antes de participar en el asesinato de Marielle, el ex policía militar Elcio de Queiroz estaba en la escena y dijo que iría a la casa 58, que pertenece al presidente.  Bolsonaro habría contestado la llamada y la autorizado la entrada autorizada. Ese día, el entonces diputado Jair Bolsonaro estaba en Brasilia, según declaró.

El miércoles (30), un  fiscal negó la versión del portero y dijo que era o Ronnie Lessa, otro sospechoso del asesinato de la concejal, quien liberó la entrada de Queiroz en el Condominio Vivendas da Barra en marzo de 2018. Ambos Han estado en prisión por siete meses.

Al día siguiente salió a la luz que Carmen Eliza, una de las fiscales que investigaba la muerte de Marielle Franco, es una admiradora de Bolsonaro y ha hecho varias publicaciones en las redes sociales contra la izquierda y en defensa del capitán retirado. El viernes pasado (1º), ella solicitó el retiro del caso.

NO LLEVÓ LOS AUDIOS

Jair Bolsonaro se retractó  el domingo (3) y dijo que no contestó ni retiró las llamadas del condominio de conserjería Vivendas da Barra, donde se encuentra su hogar en Río de Janeiro. Antes había dicho: «Nos llevamos todo el recuerdo del contestador automático». El ex oficial de policía Ronnie Lessa era vecino del ocupante de Planalto y actualmente está bajo arresto. Se le acusa de ser el autor de los disparos que mató en la ex concejal de Rio Marielle Franco (PSOL) el 14 de marzo del año pasado. El homicidio está vinculado al crimen organizado.

“Lo que hice fue filmar el contestador automático con la voz del contestador automático. Eso es todo, nada más. No lo entendí, no lo respaldé, no hice nada. Y la memoria del contestador automático ha estado con la Policía Civil durante mucho tiempo. Nadie quiere alterar nada. El caso Marielle, quiero resolverlo también. Pero querer subir a mi regazo es, por decir lo menos, mala fe y falta de carácter «, dijo Bolsonaro el domingo por la noche (3), después de un partido entre Italia y Paraguay para la Copa Mundial Sub-17 en el estadio Bezerrão, no Gama, región administrativa del Distrito Federal.

Otro sospechoso del crimen, Élcio Vieira de Queiroz, también accedió al condominio y, según las investigaciones, condujo el automóvil de Ronnie Lessa. Queiroz es el mismo que había publicado en Facebook una foto junto a Bolsonaro.

En un comunicado, las asociaciones que representan a los delegados policiales rechazaron las declaraciones de Jair Bolsonaro acusando a la policía civil de Río de Janeiro de manipular las investigaciones para incriminarlo. Para estas asociaciones, el ocupante de la meseta intenta «inhibir la investigación imparcial de la verdad» al insinuar la manipulación de pruebas y al referirse al comisionado a cargo de la investigación, Daniel Rosa, como «amigo» del PSC-Gobernador Wilson Witzel.

Please follow and like us: