dom. Ago 18th, 2019

EEUU retrasa tres meses las sanciones a Huawei

El departamento de Comercio de EEUU ha señalado que este retraso es para que Huawei y sus socios tengan tiempo «para mantener y respaldar las redes y equipos existentes y actualmente en pleno funcionamiento, incluidas las actualizaciones de software»

Donald Trump ha extendido en tres meses, hasta agosto, el plazo para que las empresas estadounidenses dejen de realizar operaciones con la china Huawei, en lo que parece un intento de limitar el impacto que la decisión había tenido sobre la cotización en bolsa de los fabricantes de semiconductores. El gigante de ese sector Qualcomm, que vende un 5% de su producción a Huawei, vio ayer sus títulos caer un 4%, mientas que los de su rival Broadcom perdieron un 2,3%. Otras empresas que podrían verse afectadas son Intel y Microsoft.

La decisión de Washington se debe fundamentalmente al temor del Gobierno de Donald Trump de que Huawei se convierta en el principal proveedor de equipos de telefonía 5G en Estados Unidos. Dado que la composición accionarial de la empresa china es cualquier cosa menos clara,y que las empresas chinas están legalmente supeditadas al Partido Comunista de ese país, Washington teme que Pekín lidere esa tecnología y, además, la use para espiar. Sin embargo, el Gobierno de Donald Trump no ha logrado convencer a sus aliados europeos de que sigan ese mismo paso.

Con la extensión del plazo, el Gobierno de Trump también trata de limitar el riesgo de disrupción de las telecomunicaciones en Estados Unidos, sobre todo en áreas rurales, que provocaría el final de las operaciones de Huawei en ese país.

SUBESTIMACIÓN.

El fundador y presidente ejecutivo del gigante tecnológico chino Huawei, Ren Zhengfei, ha negado este martes que las restricciones estadounidenses a sus productos y a sus suministros afecten al despliegue de la tecnología 5G, en la que la firma, dijo, aventaja en «dos o tres años» a sus competidores.

En una entrevista con los medios estatales chinos, Ren aseveró que la decisión de algunas empresas tecnológicas estadounidenses de no suministrar equipamiento a Huawei «no significa demasiado» y afirmó que la compañía ya estaba preparada para lidiar con esa restricción.

«Podemos hacer chips tan buenos como los que hacen las compañías estadounidenses, aunque eso no significa que no compraremos chips de ellos», aseguró el ejecutivo

Please follow and like us: