La Argentina sube a 30% impuesto a la soja mientras en Paraguay no paga nada

Por Jorge Villalba Digalo

El presidente Alberto Fernández por decreto aumentó las retenciones cambiarias a las exportaciones de soja en bruto al 30%, mientras que en Paraguay los envios del grano al exterior no pagan nada.

Hasta antes de la medida tomada el finde semana pasado por Fernández las exportaciones de soja pagaban 18% sobre el precio de venta más 4 pesos por dolar ingresado por las exportaciones, lo que daba en su momento otro 12% totalizando así un impuesto del 30%. Sin embargo, debido al proceso devaluatorio este mecanismo derivaba hasta el viernes pasado en un impuesto equivalente a alrededor del 24,5%, pero con el nuevo decreto de Alberto Fernández pasa nuevamente al 30%.

Las retenciones a los granos pasan a tener una alícuota adicional de 12% en reemplazo de los 4 pesos por dólar exportado que regían hasta ahora. Pero la soja mantiene su base de 18%, por lo que ahora los derechos de exportación pasan al 30%.

Las medidas fueron tomadas por el Gobierno con la firma del Presidente Alberto Fernández y publicada este sábado en el Boletín Oficial, a partir de lo cual entró en vigencia. El decretofue firmado también por el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y los ministros de Economía, Martín Guzmán y de Agricultura, Luis Basterra.

El Ministro de Agricultura Luis Basterra ingresa a la Casa de Gobierno. Foto: Luciano Thieberger.

El Ministro de Agricultura Luis Basterra ingresa a la Casa de Gobierno.

Los 4 pesos por dólar «originales» implicaban un 12% cuando se estipularon en septiembre de 2018. Luego se fue diluyendo ese porcentaje por la devaluación del peso y ahora vuelven a ese nivel.

Mientras tanto en «Ciudad Gótica».

En Argentina los impuestos a las exportaciones de soja pasan al 30%, mientras tanto en «CIUDAD GÓTICA», . además no aplicarse ningún impuesto a la exportación de soja en bruto, se elimina la posibilidad de monitoreo de cuanto de impuesto pagan los productores agropecuarios.

Para ello la última reforma eliminó el Impuesto a la Renta Agropecuaria y estableció un sólo impuesto a la renta para todos los sectores económicos llamado Impuesto a la Renta de las Empresas, de esta forma lo que pagan los productores agropecuarios estará embutido en el Impuesto a la Renta de las Empresas (IRE).

A partir del año que viene nadie sabrá cuanto aporta el campo, o sea, nadie sabrá cuanto aportan los empresarios de la soja y la ganadería, que constituyen el grueso de la actividad agropecuaria.

Se elimina así totalmente el control ciudadano sobre los dos únicos impuestos pagados por los empresarios de la soja y la ganadería, ya que el Inmobiliario Rural es cobrado por los casi 300 municipios y no existe ningún posible monitoreo ciudadano ya que ni Hacienda, ni la OPACI ni nadie informa sobre la evolución de estos aportes.

Se consuma así el apagón informativo sobre cuanto aportan sojeros y ganaderos, que de hecho tenían un aporte miserable al fisco, ya que de impuesto a la renta estaban pagando alrededor de 50 millones de dólares y de Inmobiliario alrededor de 20 millones de dólares.

Es decir, estaban colaborando con el 1,75% de las recaudaciones fiscales que ronda los 4.000 millones de dólares.

Es hora de poner un impuesto a la exportación de soja y derivados en menor medida, y a los envíos de carnes.

Ya saldrá alguien a decir: «No queremos más impuestos!!!». Nadie propone MAS IMPUESTOS, se propone un impuesto fundamentalmente a los sojeros y ganaderos, a los que más ganan, más evaden y menos aportan. A quienes producen mayoritariamente sobre campos malhabidos, arrasan con el medioambiente, contaminan las aguas, los animales y los seres humanos, ponen en riesgo la la biodiversidad, destruyen empleos en el campo y son los principales responsables de la destrucción de las rutas. Y como si todo fuese poco les vendemos gasoil subsidiado. Hay que acabar con esta locura.

Please follow and like us:
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com