Moro no ve ilegalidad en que Bolsonaro haya manipulado audio que puede incriminarlo en asesinato de Marielle

Sergio Moro continúa blindando  a su jefe y aliado, “ condenando” los casos incluso antes de que se completen las investigaciones. Ahora dice que «hacer una copia [de las cintas] no es una obstrucción en absoluto», sin considerar la posibilidad de manipulación del material, absolviendo así de entrada a Bolsonaro, quien declaró haber realizado una copia de los audios que podrían involucrarlo en el asesinao de Marielle Franco. Los audios demostrarían  que uno de los supuestos asesinos de Marielle se reunió con el presidente brasileño horas antes del asesinato ocurrido el año pasado.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, continúa protegiendo a Jair Bolsonaro. Según el ex juez de Lava Jato, Bolsonaro no ha cometido un delito al manipular (posiblemene copiar, aún no se sabe) las grabaciones del conserje del condominio donde vive Bolsonaro. El portero antes del asesinato de Marielle Franco llamó  a la casa 58 del condominio y dijo que fue atendido por Bolsonaro quien autorizó  la entrada de Elcio Queiros, uno de los dos principales sospechosos de asesinar a la concejal municipal de Río de Janeiro. Moro sobre el caso dijo que el tema sólo se debe a  la «fuerte personalidad» de Bolsonaro.

«Sería una obstrucción de la justicia destruir la evidencia. Copiar no es una obstrucción en absoluto», dijo Moro en una cena organizada por Ite Power 360 el pasado lunes. Para él, habría habido «exageración de la oposición y la prensa» con respecto a las declaraciones del presidente sobre audios. «Tienes un documento que demuestra que eres inocente. Si vas allí, haz una copia y el original permanece allí, no es una obstrucción», agregó.

Según el ministro, Bolsonaro «a veces reacciona ante algunas situaciones en las que es tratado injustamente». «Tiene una personalidad fuerte, por lo que a veces reacciona intensamente. La prensa sigue haciendo sus historias, no hay restricción de la libertad de expresión. Quien tenía una agenda de control social de la prensa era el competidor», dijo.

La semana pasada, el Jornal Nacional publicó un informe citando al ocupante de Planalto. En testimonio a la policía, el conserje del condominio Vivendas da Barra, en Barra da Tijuca (RJ), dijo que, horas antes del asesinato, el 14 de marzo de 2018, uno de los sospechosos, Élcio de Queiroz, entró en escena y Dijo que iría a la casa del entonces representante Jair Bolsonaro. Los registros de presencia de la Cámara de Diputados muestran que el entonces parlamentario estaba en Brasilia ese día.

El fiscal (MP-RJ) declaró que el portero mintió y defensores de Bolsonaro dijeron que se pretendía incriminarlo en el asesinato de Marielle, pero lo más llamativo del caso es que el registro, las filmaciones y la llamada del portero a Bolsonaro para avisarlo que tenía visita, se realizaron horas antes del asesinato, por lo que mal se puede argumentar intención alguna del portero de incriminarlo en un crimen que sucedería horas después.

Élcio Vieira de Queiroz, uno de los sospechosos de asesinar a Marielle,  es el mismo que había publicado en Facebook una foto junto a Bolsonaro.

Según un informe de G1, Bolsonaro declaró: «Tomamos, antes de que fuera manipulado, o intentar manipularlo, tomamos toda la memoria del contestador automático que ha estado almacenado durante más de un año. La voz no es mía». Pero es bien sabido que su hijo Carlos lanzó una grabación que no es la del portero que mencionó «su Jair», como si fuera la voz del portero quien hizo la denuncia.

Please follow and like us: