Soledad Núñez fue ministra de SENAVITAT durante el gobierno Cartes y su nombre sonó como posible candidata por el cartismo en las elecciones presidenciales pasada

Del muro del facebook de Damián Cabrera.

Apuntes sueltos acerca de por qué no se debería votar por una candidata como ella, jamás:Soledad Núñez es el epítome del discurso vacío. Nunca dice nada. Nunca tiene posturas o posiciones. Nunca reconoce su perfil ideológico. Nunca reconoce sus pactos del pasado. Su candidatura no sólo es un despropósito electoral sino que es el peligro de una continuidad de políticas excluyentes y un perfil anti-derechos.

No es una opción.Soledad Nuñez disfraza su vacío discursivo con fórmulas hechas. Ante preguntas sobre tierras malhabidas, criminalización de la lucha social, restitución y ampliación de derechos medioambientales, reconocimiento de derechos de personas lgbt, o de las mujeres, ella siempre responde con fórmulas hechas:“Yo creo que hay que generar un gran pacto nacional al respecto”.“Me parece que es un tema que merece ser visto desde múltiples aristas”.“Hay que entablar un diálogo ciudadano”.“Se debe generar un debate amplio”. Nadie. Nada. Nunca.

Perfil de Soledad Núñez:Visión política de la seguridad social en tanto caridad católica. Se asienta no solo en las prácticas de la congregación a la que performativa e ideológicamente adscribe (Schoenstatt) sino a su política como CEO de Techo cuyo enfoque no está comprometido con la transformación de las políticas públicas habitacionales sino con lo que se entiende como “no dejar que el pobre muera pero tampoco que viva tan bien que deje de ser pobre”.

-Ideología patriaqueridista profesionalista (en tanto despliegue de credenciales), que no es lo mismo que profesionalidad. Posición que explícitamente asegura que sólo pueden construir lo común quienes tienen credenciales similares (Santiago Peña, Lea Jiménez). En ese sentido, unas credenciales militantes como las de Lula da Silva serían incompatibles.-

Retórica neoliberal eufemística. Es de esa gente que no usa la palabra “deforestación” sino que dice “cambio de uso de suelo de modo poco sostenible”, e imágenes eufemísticas similares.

No sienta posición sobre nada, habla desde la ambigüedad con la intención de que se genere identificación con cualquiera: en resumen, todo lo que dice es un significante vacío: no tiene ni un solo contenido. Sus posiciones son irrelevantes, dice ella, pero no lo son. No quiere hablar de los temas que importan porque su visión es desfavorable y no la quiere exponer (como enseña el catolicismo). Por eso, recurre a palabras vacías: “hay que generar un pacto nacional”, “hay que tomar con pinzas las cosas”, “yo creo que esto hay que debatir”, “me parece que es un tema complejo”. Pero nunca dice nada de verdad.

Todo eso hace que sea un verdadero peligro: creo que sí es incapaz de mostrar sus intenciones, es porque estas son turbias.Los jóvenes que ven aspiracionalmente la figura de una joven “profesional” no deberían ser incautos. Finalmente, su campaña es manipuladora en el sentido de que es autocentrada y basada en el deseo de promoción personal. El que es incauto termina siendo culpable en un ámbito en el que ella nunca va a asumir la responsabilidad por el engaño que está tratando de imponer.

Please follow and like us:
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com