San La Muerte bajo el brazo

Por Mario Casartelli

Tiene numerosos fieles en Paraguay, con compuestos dedicados a su figura. Datos recogidos hablan de su culto en el noreste de la Argentina, en mayoría en la provincia de Corrientes, pero también en Misiones, Chaco y Formosa. El rito se extendió hacia el sur de Brasil (Paraná, Santa Catarina, Río Grande del Sur) y en México, donde tiene peso en varios estados.
A partir de la década del 60, las migraciones internas expandieron su veneración a Santa Fe y al Gran Buenos Aires.

En Paraguay, sus devotos lo consideran una figura protectora que, paradojicamente, salva de cualquier muerte a quien lo sigue. O le depara una muerte tranquila.
Así son las creencias populares, no exentas de contradicciones.

La Iglesia lo cataloga de efigie pagana. Sin embargo, en la ciudad de Itá existe un oratorio con su nombre. Y hay personas –incluidas católicas– que lo siguen, al extremo de que con una operación quirúrgica instalan su imagen bajo la piel en el brazo, en el sitio donde este se une al pecho.

En Paraguay, por ejemplo, su figura adquiere connotación benéfica, al punto de que, cuando una persona alcanza largos años de vida, se suele decir: «Oiméne oguereko San La Muerte ijivaguype» (Seguramente tiene a San La Muerte bajo el brazo).

Please follow and like us:
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com