lun. Sep 16th, 2019

Brasil, o el bochorno de la derecha Latinoamericana

Por Carlos Verón de Astrada.

Está visto que la derecha Latinoamerica bajo los auspicios de EEUU, en su intento de revertir los proyectos autonomistas en curso desde principios del nuevo milenio, incurre en tantas desprolijidades (por usar un eufemismo,) que provocan estados fallidos.

Esto se está verificando en el bochornoso espectáculo que viene dando Brasil, tanto en el grotesco juicio político a Dilma Rousseff, como en el amañado proceso y condena a Inacio Lula Da Silva , con el claro propósito de impedir su participación en las pasadas elecciones generales de octubre de 2018, en vista de que de acuerdo a todas las encuestas, era el claro ganador. Todo ese «proceso» estuvo desde un comienzo, contaminado de irregularidades.

Hubo una indisimulada urgencia por apresar a Lula, y en el apuro convirtieron a Brasil en un inédito vergonzoso circo.
Sin pruebas suficientes y sin agotar las cuatro instancias que comprende la Administración de Justicia de Brasil, se sacrificó y se sigue sacrificando la libertad de Lula.

En el transcurso, en noviembre del año pasado, un juez ordenó su libertad, y cuando se estaba por realizar, desde un país europeo, el actual Ministro de Justicia que en ese entonces fungía de juez , Sérgio Moro, revierte la resolución ante el natural desconcierto de propios y extraños.

Hoy sale a la luz una comunicación secreta que habrían tenido miembros de la fiscalía y ese ya tristemente célebre juez , que revela una burda conjura para apresar contra viento y marea a Lula, y así dejar el camino libre a un oscuro militar con nostalgias del terrorismo de Estado del Brasil de los años 60 del siglo pasado, llamado Jair Bolsonaro.

Todo este enrarecido paisaje en Brasil en particular, y en Latinoamérica en general, da cuenta del grado de decadencia y descomposición a que ha llegado el derrumbe hegemónico norteamericano y el patético coro de cipayos latinoamericanos que ningún cuidado ponen para hacer medianamente presentable la regresión histórica que se proponen. Porque si bien es cierto que los gobiernos autonomistas o progresistas, pudieron haber cometido errores, no se puede negar que a pesar de los tropiezos, tuvieron avances en términos de políticas redistributivas.

Esta aseveración se afirma si vemos la desastrosa administración de los incondicionales gobernantes, operadores neo liberales como Macri y Bolsonaro, que se suman a los gobiernos de Colombia, Honduras, Guatemala etc. etc. Gobiernos que están llevando sus pueblos a situaciones sociales insostenibles.

Así las cosas, pareciera que este forzado regreso histórico tendrá una muy corta vida y está condenado al fracaso.

Por de pronto en Brasil lo que cabe, es la destitución del ministro Moro, y porqué no, un juicio político a Bolsonaro.

Si los pronósticos de las próximas elecciones en Argentina y Bolivia se confirman , estaremos asistiendo a un nuevo giro progresista en América Latina. Gracias a la capacidad de resistencia de los pueblos, y a la torpeza de la derecha.

Please follow and like us: