El Covid-19 puede ser desvastador para quienes viven en zonas sojeras

  • El glifosato podría desempeñar un papel importante en los casos graves de COVID-19, ya que tener niveles elevados de glifosato en los tejidos puede afectar a las células inmunológicas del cuerpo, por lo que el coronavirus se vuelve más difícil de combatir. En Paraguay se utilizan 80 millones de litros anuales de agrotóxicos y una gran parte lo constituye el glifosato utilizado en la producción sojera. El glifosato produce cáncer, diabetes, alzheimer, mal de Parkinson, alergias y problemas pulmonares, entre otras muchas enfermedades.
  • A continuación un artículo del doctor Joseph Mercola, en su blog Tome el Control de su Salud.
  • 17/02/2021

Por Jorge Villalba Digalo.

En esta entrevista, la Dr. Stephanie Seneff, investigadora científica del MIT, nos habla sobre el impacto del glifosato en la salud. Ella acaba de escribir un libro sobre el glifosato titulado: “Toxic Legacy: How the Weedkiller Glyphosate is Destroying Our Health and the Environment”, que espera se publique en junio del año 2021.

Durante mucho tiempo, el glifosato se consideró seguro y se negó que produjera algún tipo de toxicidad. Pero en los últimos años, varios estudios han demostrado que el glifosato produce toxicidad incluso a niveles muy bajos. Seneff también cree que la exposición al glifosato puede ser un factor clave en los casos graves de COVID-19, de lo cual hablaremos a detalle en enrevista.

El mecanismo

El «gli» en la palabra glifosato representa al aminoácido glicina. El aminoácido glicina en el glifosato tiene un grupo metilfosfonato unido a su átomo de nitrógeno, que es el responsable de sus efectos dañinos y toxicidad.

Después de estudiar la literatura de investigación sobre el glifosato, Seneff llegó a la conclusión de que a veces, al momento de producir proteínas el cuerpo sustituye el aminoácido glicina por glifosato, lo que en algunos casos puede tener consecuencias devastadoras. El cuerpo no puede utilizar las proteínas que se crean con glifosato, ya que a diferencia de la glicina, el glifosato es más grande y tiene carga negativa, lo cual altera las características físicas importantes.

Y a pesar de que Monsanto afirme lo contrario, en 1980 su propia investigación demostró que el glifosato se acumula en los tejidos. Los investigadores de Monsanto sugirieron que se «adhiere» a las proteínas en los tejidos. Este no es un tema muy conocido, incluso en la comunidad de la salud natural.

Ahora bien, si tenemos un análogo falso de la glicina (en forma de glifosato), la proteína que se produce a partir de esa sustancia no funcionará como debería. En su libro, Seneff menciona a detalle todos los aminoácidos en las proteínas que son más susceptibles al daño debido a lo que ella llama una «característica de susceptibilidad al glifosato».

«Es una biología fascinante, las consecuencias podrían ser devastadoras», dice. «Realmente creo que podría tratarse de algo grande, ya que va de la mano con el aumento en la incidencia de todas las enfermedades que afectan a nuestra sociedad».

El aminoácido aromático llamado EPSP sintasa es una enzima crítica que se ve afectada por el glifosato, por medio del mecanismo que sustituye la glicina. Esto se vuelve un poco técnico, pero es importante. La versión vegetal de EPSP sintasa se une a un grupo fosfato en su sustrato fosfoenolpiruvato en un sitio donde hay un residuo de glicina muy conservado (y cuando digo muy conservado me refiero a que es crítico para un funcionamiento adecuado). 

Los experimentos han demostrado que, si se cambia el código de ADN para que la glicina sea sustituida por un aminoácido llamado alanina (un grupo metilo adicional), la enzima se vuelve completamente insensible al glifosato en cualquier concentración. Lo que también afecta la unión de fosfato debido al grupo metilo adicional, sin embargo, este problema se puede solucionar al modificar otro aminoácido cercano, mientras se mantiene la insensibilidad al glifosato. 

Así que investigadores de Dow-Dupont hicieron exactamente esto con una versión de maíz de la EPSP sintasa utilizando tecnología CRISPR, al final lograron crear una versión sintética de EPSP sintasa que era completamente resistente al glifosato. El documento se títula: “Desensitizing Plant EPSP Synthase to Glyphosate: Optimized Global Sequence Context Accommodates a Glycine-to-Alanine Change in the Active Site».

La ruta del ácido shikímico es muy importante para los humanos, debido a que esta se encarga de crear aminoácidos aromáticos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir. Los defensores del glifosato argumentan que no somos susceptibles a esta sustancia porque nuestras células no tienen EPSP sintasa, de hecho, tampoco tienen la ruta del ácido shikímico.

Esta ruta se encuentra en nuestros microbios intestinales y la utilizan para producir aminoácidos esenciales para el huésped. Por lo tanto, el glifosato daña nuestros microbios intestinales y al hacerlo también daña nuestra salud.

Pero un problema relacionado con el glifosato, que podría ser aún más devastador, es la forma en la que altera una gran cantidad de proteínas que se unen al fosfato, en un sitio en el que suele haber al menos uno y muchas veces hasta tres residuos de glicina muy conservados. El glifosato empuja el grupo metilfosfonato hacia el sitio en el que debería unirse al fosfato. Sin embargo, el fosfato no puede unirse porque el glifosato se interpone en su camino. 

Seneff junto con otros colegas, publicó un artículo que describe a detalle los argumentos sobre por qué el glifosato interrumpe específicamente las proteínas que dependen de la glicina para unirse al fosfato, este documento también menciona que el glifosato es una de las características de la insuficiencia renal que padecen los jóvenes trabajadores agrícolas de Centroamérica.

Vea aquí el documental El mundo según Monsanto.



Vea aquí el documental argentino Tierra arrasada.
Please follow and like us:
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com