La gente prefiere a Lula

Lula con 50% de las preferencias y Bosonaro con 38%. El rechazo a LUla baja a 44% mientras que el rechazo a Bolsonaro sube y alcanza 56. La Corte Suprema de juzgar las sospechas de Sergio Moro y devolver los derechos políticos a Lula. (8 de marzo del 2021)

Por Paulo Moreira Leite, de Periodistas por la Democracia

Al nombrar a Lula como el candidato con mayor potencial para votar a la presidencia en 2022, una encuesta coordinada por Marcia Cavallari -referencia profesional de Ibope en todas las elecciones presidenciales desde 1989- ofrece una visión actualizada de la política brasileña en el primer semestre de 2021.

Dos años y tres meses después de la toma de posesión de Bolsonaro, Lula resurge al mismo nivel en el que se encontraba en 2018, cuando fue retirado definitivamente de las elecciones presidenciales por el STF, en una decisión que allanó el camino para la candidatura de Jair Bolsonaro. 

Siempre es bueno recordar. En una encuesta de agosto de 2018, tres meses después del 6 a 5 del STF que lo sacó de la sucesión presidencial, Lula se mantuvo a la cabeza, con el 39% de las intenciones de voto, según Data Folha (22/08/2018). Bolsonaro quedó en un distante segundo lugar –19% -, Marina Silva apareció en tercera, con 8%, Geraldo Alckmin en cuarto, con 6%, Ciro Gomes en quinto, con 5%. 

En marzo de 2021, la encuesta Ipec (Intelligence in Research and Consulting) muestra un panorama similar, aunque su propósito es señalar el potencial de voto de los candidatos. Para este concepto, la encuesta no implica una sola pregunta: por quién piensa votar el entrevistado. Los números reúnen dos realidades distintas: el nombre por el que el votante votaría con certeza y el nombre por el que puede votar. 

En la encuesta, Lula obtuvo el 50% de las preferencias, frente al 38% de Bolsonaro.  

La fuerza popular de Lula también se confirma en otro aspecto. Entre los 10 concursantes que figuran en la encuesta, él es el único capaz de reunir un mayor número de votantes a favor -50% -, mientras que su rechazo se sitúa en el 44%, una ventaja preciosa al recordar que la elección presidencial es una disputa en dos vueltas.  

El rechazo a Bolsonaro es claramente mayor que los votos a favor: 56% contra 38%, datos que describen una posición minoritaria entre la población. 

Incluso trabajando con conceptos diferentes, realizados en diferentes momentos de la historia política del país y en la vida de los candidatos, las investigaciones alcanzaron idénticos números finales para los dos principales competidores. 

La noticia aparece en el pelotón de caras nuevas, que quedaron fuera de la campaña 2018. Moro aparece en tercer lugar (31 a favor, 50 en contra), Luciano Hulk es cuarto (28 a favor, 57 en contra. En una lista de candidatos donde Lula también era una opción, Fernando Haddad es quinto (27 a favor, 52 en contra)

Al confirmar el liderazgo de Lula, la investigación deja un interrogante para una democracia de 210 millones de habitantes. 

Es necesario saber si en 2022 los brasileños tendrán derecho a votar por el candidato de su elección, como lo garantiza el artículo 1 de la Constitución, que dice que vivimos en una República donde «todo el poder emana del pueblo».  

O si, como sucedió en 2018, la elección estará marcada por un golpe preventivo, diseñado para excluir a candidatos que no agradan a los poderosos de turno.

Más que nunca, la Corte Suprema debe juzgar las sospechas de Sérgio Moro y limpiar el legado antidemocrático dejado por Lava Jato.

Please follow and like us:
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com