lun. Sep 16th, 2019

Moro y procuradores coordinaban acciones para sacar a Lula de la carrera presidencial

El diario electrónico The Intercept Brasil publicó diálogos entre agentes públicos que participaron en la operación Lava Jato en Brasil. Según lo revelado, el juez Sergio Moro y fiscales del caso actuaron para evitar que el partido de Lula da Silva ganara la presidencia en el 2018

*Una investigación del diario The Intercept Brasil sobre grabaciones de conversaciones telefónicas y chats de procuradores da cuenta que jueces, fiscales y procuradores del  Lava Jato tramaron en secreto  impedir la entrevista de Lula antes de las elecciones por temor a que ayudara a ‘elegir el Haddad y expresaron su temor a la vuelta del PT al gobierno.’

*Según el diario El procurador Deltan Dallagnol hasta horas antes de hacer la denuncia acerca de que Lula sería dueño de un departamento en Guarujá dudaba de la solidez de las pruebas de la propiedad y de que el ex presidente  haya recibido coimas a cambio de amañar licitaciones de  Petrobras.

*El diario digital afirma también que en chats privados, los fiscales reaccionaron indignados al saber que el ex presidente hablaría a Folha y celebraron cuando acción del Partido Nuevo impidió la entrevista.

*Moro sugirió cambiar el orden de fases de la Lava Jato, exigió nuevas operaciones, dio consejos y pistas y adelantó al menos una decisión, según muestran los chat publicados por el mencionado medio. 


A continuación parte de la publicación de The Intercept Brasil. (Enlace al sitio
https://theintercept.com/brasil/ )

Un extenso lote de archivos secretos revela que los fiscales de Lava Jato, que pasaron años insistiendo que son apolíticos, tramaron para impedir que el Partido de los Trabajadores, el PT, ganara la elección presidencial de 2018, bloqueando o debilitando una entrevista preelectoral Lula con el objetivo explícito de afectar el resultado de la elección.

Los archivos, a los que Intercept tuvo acceso con exclusividad, contienen, entre otras cosas, mensajes privados y grupos de la fuerza de trabajo en la aplicación Telegram. En ellos, los fiscales de la fuerza de trabajo en Curitiba, liderados por Deltan Dallagnol, discutieron formas de inviabilizar una entrevista del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva a la columnista de la Folha de S.Paulo Mônica Bergamo, autorizada por el ministro del Supremo Tribunal Federal Ricardo Lewandowski porque, en sus palabras, ella «puede elegir el Haddad» o permitir la «vuelta del PT» al poder.

Los fiscales, que por años aseguraron no tener motivaciones políticas o partidarias, manifestaron repetidamente en los chats la preocupación de que la entrevista, a realizarse a menos de dos semanas de la primera vuelta de las elecciones, ayudaría al candidato a la presidencia por el PT, Fernando Haddad. Por eso, articularon estrategias para derribar la decisión judicial de 28 de septiembre de 2018, que autorizó la realización de la entrevista, o si se realizara, para garantizar que se estructurara para reducir su impacto político y, así, los beneficios electorales al candidato del candidato, PT.

Estas discusiones ocurrieron el mismo día en que el STF acató la petición de entrevista de Folha de S.Paulo. «En la decisión, el ministro [Ricardo Lewandowski] citó que el Pleno del STF garantizó ‘la’ plena ‘libertad de prensa como categoría jurídica prohibitiva de cualquier tipo de censura previa’.

Los diálogos demuestran que los fiscales no son actores apartidarios y apolíticos, pero sí, parecen motivados por convicciones ideológicas y preocupados por evitar el retorno del PT al poder. Las conversaciones forman parte de un lote de archivos secretos enviados a Intercept por una fuente anónima hace unas semanas (mucho antes de la noticia de la invasión del celular del ministro Moro, divulgada esta semana, en la que el ministro afirmó que no hubo «captación de contenido» ).

El único papel de Intercept fue recibir el material de la fuente, que nos informó que ya había obtenido toda la información y estaba ansiosa por repasarlas a periodistas. La declaración conjunta de los editores de The Intercept y de Intercept Brasil explica los criterios editoriales usados ​​para publicar estos materiales, incluyendo nuestro método para trabajar con la fuente anónima.

Ese día, la conmoción comenzó a las 10 de la mañana, tan pronto como el grupo supo de la decisión de Lewandowski. El ministro subrayó que los argumentos usados ​​para impedir la entrevista de Lula en la cárcel eran claramente inválidos, ya que con frecuencia entrevistas son «concedidas por condenados por crímenes de tráfico, homicidio o criminales internacionales. Así, teniendo en cuenta que Lula «no se encuentra en establecimiento penitenciario, en que puede existir un eventual riesgo de rebelión y tampoco se encuentra bajo el régimen de incomunicación, el ministro decidió en favor de la entrevista a Lula.

JUSTICIA POLITIZADA.

La decisión de  autorizar la entrevista al ex presidente Lula desató un clima de revuelta y pánico entre los fiscales.  Y creyendo que sus conversaciones privada jamás sería divulgadas, dejaron explícitas sus motivaciones políticas.

Deltan Dallagnol, procurador do Ministério Público Federal no presentó ninguna prueba acerca de que Lula fuera propietario del departamento de Guarujá y lo acusó de ser jefe de una mafia en base aun power point.

La procuradora Laura Tessler exclamó: «¡Qué chistes! Asco !!! Allí va el chico hacer palanca en la cárcel. Un verdadero circo. Y después de Mónica Bergamo, por un trato igualitario vendrán s otros periodistas … y la gente aquí queda sólo haciendo papel de payaso con un Supremo de cómo éste … «.

«Estoy muy preocupada por una posible vuelta del PT, pero he rezado mucho para que Dios ilumine a nuestra población para que un milagro nos salve».

Otra procuradora, Isabel Groba, respondió con sólo una palabra y varias exclamaciones: «Mafiosos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!».

Después de una hora, Tessler dejó explícito lo que dejaba a los fiscales tan preocupados: «Una conferencia antes de la segunda vuelta puede hacer que  Haddad sea electo».

Mientras esos mensajes eran intercambiados en el grupo de los fiscales de la Lava Jato, Dallagnol estaba conversando en paralelo con una amiga y confidente identificada en su Telegram apenas como ‘Carol PGR’ (cuya identidad no fue confirmada por el Intercept). Lamentando la posibilidad de que Lula fuera entrevistado antes de las elecciones, los dos estaban expresamente de acuerdo en que el objetivo principal era impedir el retorno del PT a la presidencia y acordaron que rezarían para que eso no ocurriera.

Please follow and like us: